01 de octubre de 2020
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 776x221
Vídeos

La angustia perdura en Brumadinho un año después de la tragedia minera

BRASIL VERTIDO

Brumadinho (Brasil), 24 ene (EFE).- El reloj marcaba las 12:28 cuando la represa de la minera Vale estalló y un mar de lodo sepultó por completo el pueblo brasileño de Brumadinho, dejando 270 muertos. Un año después de la tragedia, once personas aún siguen desaparecidas y el sentimiento de angustia permanece entre los sobrevivientes y familiares de las víctimas.

El Córrego do Feijao, una de las zonas más afectadas tras la rotura de la presa, es hoy una enorme cantera, un barrio fantasma donde la naturaleza ha comenzado a exhibir su fuerza y se abre paso entre la destrucción y el barro resecado.

Allí todavía vive Atamaio Ferreira, un guardia de seguridad que prestaba servicios a la minera Vale. Consiguió escapar de la tragedia por cuestión de horas, pero varios de sus familiares, entre ellos su hermana, murieron aquel fatídico 25 de enero de 2019.

"Mi esposa y yo hacemos tratamiento, tomamos medicamentos, vamos al psicólogo. El dolor se redujo un poco pero todavía duele (...) Duele mucho", cuenta en una entrevista a EFE.

Sebastiao Gomes es uno de los supervivientes de la tragedia y también intenta reponerse de lo ocurrido aquel viernes negro.

Era poco más del medio día cuando escuchó una fuerte estruendo a unos 300 metros de donde se encontraba trabajando. En ese momento pensó que un camión había explotado, pero rápidamente se percató de que una avalancha de lodo, agua y residuos minerales avanzaba con fuerza en su dirección.

Fue entonces cuando se subió al camión que conducía uno de sus colegas e intentó huir del tsunami que arrasó Brumadinho, como muestran las impactantes imágenes recogidas por las cámaras de seguridad aquel día.

"Aquello fue aterrador. Pensaba que iba a morir. Yo y mi amigo no estábamos creyendo lo que estaba pasando. Empezamos a girar por aquí, por allá, y al final conseguimos salir. Fuimos rescatados por un helicóptero. Salimos y buscamos a otros supervivientes", relata Gomes en una entrevista telefónica con EFE.

Muchos de sus compañeros de trabajo murieron aquel día, otros todavía continúan desaparecidos, como la enfermera Angelita o una de las mujeres que trabaja en la administración de Vale, la mayor productora y exportadora de hierro del mundo.

"El sentimiento es de tristeza y angustia. El sufrimiento continúa por su búsqueda", asegura Gomes, de 54 años, quien ha escrito su historia en 160 páginas que verán la luz en forma de libro.

Desde aquel 25 de enero, el trabajo de los bomberos ha sido incesante. Pero las más de 4.200 horas de labores y los más de 3.500 profesionales que han estado en el terreno parecen ínfimos ante su voluntad de continuar con su objetivo de encontrar hasta la última víctima.

"Seguiremos trabajando sin previsión de terminar hasta localizar a las once víctimas que todavía están desaparecidas", sentencia en una entrevista con Efe el teniente Douglas Constantino, portavoz del cuerpo de Bomberos de Minas Gerais.

- BRUMADINHO: CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Ferreira, de 49 años, se niega a hablar de "accidente" y asegura que lo ocurrido en Brumadinho fue un "crimen", la crónica de una muerte anunciada.

"Mataron a personas que estaban trabajando, desde mi punto de vista, fue un crimen premeditado. Esto no fue un accidente (...) Esta represa estaba condenada desde hacía años", subraya.

Según un informe técnico de la Agencia Nacional de Minería (ANM), Vale omitió una serie de anomalías que podrían haber evitado el colapso y salvar así la vida de las 270 víctimas.

Por el momento, la Justicia no ha dictado ninguna condena, pero la Fiscalía brasileña presentó esta semana una denuncia penal por el delito de homicidio contra 16 ejecutivos del gigante minero Vale y de la firma alemana TÜV SÜD por su responsabilidad en el suceso.

Aún así, Ferreira cree que nadie acabará entre rejas, pues considera que los poderosos son inmunes al peso de la Justicia en Brasil.

"La ley en Brasil se transformó en la siguiente frase: quien tenga menos, que llore más. Porque hace un año y no conseguimos juzgar o detener a nadie. Yo no creo que nadie vaya preso", recalca.

Gomes, sin embargo, se muestra optimista y cree que la Justicia está haciendo su papel, pero coincide con Ferreira en que el desastre que enterró Brumadinho podría haber sido evitado, pero no lo fue.

Carla Samon Ros y Antonio Lacerda

Ampliar texto
  • Ningún comentario presente
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Normas de comentarios
www.elexpresso.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
Más vídeos