29 de mayo de 2020
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 776x221
Vídeos

La curva de contagios pone a prueba la robustez de la sanidad pública alemana

CORONAVIRUS ALEMANIA

Berlín, 2 abr (EFE).- La dinámica de contagios con la COVID-19 pone a prueba la robustez de la sanidad pública de Alemania, país que afronta la pandemia como un desafío nacional, pero con variaciones en la forma de combatirla entre sus 16 "Länder".

Por primera vez se superaron este jueves los 6.000 contagios en un solo día -6.156, según datos del Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia-. La cifra de víctimas mortales verificadas en las últimas 24 horas se situó en 140.

En total son 73.522 contagios los certificados por el RKI, mientras que el número de muertos asciende a 872. La universidad estadounidense Johns Hopkins, con un método de compilación de datos más dinámico, eleva los contagios a 77.981 y los muertos en 931.

La buena noticia es que hay 19.175 pacientes recuperados. Y que la curva parece estar aplanándose un poco, aunque desde el RKI se insiste en que esa señal es aún demasiado leve y hay que esperar a una tendencia positiva estable.

El RKI prioriza la cautela sobre la rapidez. Lo que le ha valido críticas y hasta desconfianza sobre su metodología. Lo cierto es que la dinámica que apuntan sus cifras es la misma -pese a su cierta lentitud- respecto a las del Johns Hopkins.

La leve ralentización no es suficiente para aliviar las medidas de cierre parcial de la vida pública acordadas el pasado 22 de marzo por la canciller Angela Merkel y los líderes de los estados federados. Se optó por el modelo de restricción de los contactos, fuera del ámbito familiar u otras formas de convivencia.

El miércoles acordó el Gobierno central y los poderes regionales prorrogar esa situación hasta el 19 de abril, coincidiendo con el fin de las vacaciones de Semana Santa en casi todo el país.

El calendario escolar no es un unitario, sino que varía en cada "Land". Lo mismo ocurre con las medidas frente a la pandemia.

En Baviera, el "Land" más afectado, el cierre de la vida pública es casi total; en Berlín u otros estados, se permiten los paseos, incluido en bicicleta, o el deporte individual al aire libre.

FEDERALISMO EN CASCADA, ACORDE A LOS CONTAGIOS

El federalismo alemán se ha reflejado en esta pandemia en implementaciones en cascada de las decisiones acordadas con el Ejecutivo federal. Baviera (sur), con 13 millones de habitantes y 18.496 contagios, aplicó desde el principio las medidas más severas; Renania del Norte-Westfalia (oeste), con 18 millones de ciudadanos y 15.427 infectados, opta por un modelo similar al berlinés.

Distinto es el panorama en el este del país, más despoblado que el resto de Alemania, donde el número de contagios es menor. La ciudad de Jena, en Turingia, ha sido sin embargo la primera en dictar la obligatoriedad de llevar mascarilla para ir a la compra.

DESAFÍO SANITARIO

Alemania, con 82 millones de habitantes, es el quinto país con más contagiados del mundo, tras Estados Unidos (215.417), Italia (110.574), España (104.118) y China (82.381), según la Johns Hopkins.

Está entre los países mejor equipados para una situación como la presente. Tenía ya antes de la pandemia 28.000 camas para cuidados intensivos, ampliadas ahora a 40.000 entre reestructuraciones hospitalarias y nuevas instalaciones.

En Berlín se ha empezado a habilitar los pabellones de su recinto ferial para alojar 1.000 camas más. En los prósperos "Länder" del sur, Baviera y Baden Württemberg (el tercero más afectado, con 14.662 contagios), asoman los primeros síntomas de saturación.

El hospital Helios Klinikum de Múnich suspendió su actividad normal debido al elevado número de infectados entre sus pacientes y personal. Dejó de aceptar nuevos pacientes y de dar el alta a los recuperados, a la espera de que se pueda verificar su situación.

ALARMA EN LAS RESIDENCIAS DE ANCIANOS

La prohibición de las visitas a residencias de ancianos estuvo entre las primeras medidas adoptadas en Alemania para proteger a las personas más vulnerables. No obstante, tanto en Baviera como otras partes del país se registraron cifras inusualmente altas de muertes.

Solo en un centro de Wolfsburgo (Baja Sajonia) se han verificado 22 víctimas mortales en una residencia. Ello supone la mitad del total de muertes por COVID-19 en ese "Land" del centro del país.

La Fiscalía del distrito judicial investiga lo ocurrido en ese centro, regentado por la Obra Diaconal de la ciudad. Según el diario "Wolfsburger Allgemeine Zeitung", el propio personal del centro había denunciado negligencia y una "situación higiénica catastrófica".

Gemma Casadevall

Ampliar texto
  • Ningún comentario presente
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Normas de comentarios
www.elexpresso.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
Más vídeos