05 de agosto de 2020
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 776x221
Vídeos

Paraguay se confía al poder del "carrulim" para afrontar el funesto agosto

PARAGUAY TRADICIONES

Asunción, 1 ago (EFE).- Paraguay, donde las hierbas medicinales son uno de los pilares de su patrimonio cultural, se confió este sábado al poder del "carrulim", un cóctel de alcohol de caña, ruda y limón que según la creencia renueva el cuerpo y es de consumo obligado cada uno de agosto como remedio a las afecciones gripales propias de ese mes.

Centenares de litros se vendieron desde la mañana en los puestos del Mercado 4, el más popular de Asunción, que se dedican a la venta de yuyos o pohã ñaná (plantas medicinales, en guaraní).

El "carrulim" sería el "pariente borracho" de esos remedios o de bebidas como el tereré, la infusión fría a base de hierbas que es una de las marcas país de Paraguay.

Y es que el "carrulim" no sería lo mismo sin la caña blanca, una de las bebidas más consumidas, y en sociedad con la ruda, de probada efectividad depurativa y antireumática, y el limón, que le aporta la vitamina C.

El resultado es una especie de mojito que se toma como robustecedor del sistema inmunológico en un mes proclive a las enfermedades por los bruscos cambios de tiempo y por las alergias causadas por la polinización de los árboles.

Pero que también se bebe con conciencia identitaria y dentro de un acto social que va desde su compra hasta la posterior ronda compartida.

"Es una tradición muy importante en la cultura popular fundamentalmente. Nosotros lo valoramos también al uso, la práctica y saberes del pohã ñaná. Pero fundamentalmente tiene que ver mucho con la cultura popular.Está vinculado a un día especial en el cual para espantar todos los males, para tener buena suerte, para tener buen sino", dijo a Efe el ministro de Cultura, Rubén Capdevila.

El ministro hizo esas declaraciones en el Tereré Literario, un espacio para promover la cultura y tradiciones paraguayas fundado por Javier Torres, propietario de la herboristería anexa a ese local.

Torres, conocido activista cultural, pertenece a la tercera generación de vendedores de yuyos del Mercado 4, donde creció viendo elaborar el "carrulim" a su abuela y a su madre.

"Hicimos 100 litros de carrulim y ya se llevó bastante un día antes. La gente ya fue adquiriendo el carrulim para compartir con los amigos y con los compañeros de trabajo".

La tradición manda que el "carrulim" se tome en ayunas y en siete o tres tragos, aunque no se conoce que el abuso del brebaje anule sus supuestas propiedades, más allá de la consabida resaca.

PATRIMONIO CULTURAL

No obstante, y al igual que el ministro de Cultura, Torres hizo hincapié en el significado del "carrulim" como integrante del rico acervo cultural paraguayo transmitido de generación en generación.

"Nosotros los paraguayos nos refugiamos mucho en nuestra cultura popular, por eso tomamos tereré, con yuyos, con nuestros remedios naturales. Y llegan estos tiempos de consumo de carrulim y todos los paraguayos sabemos que ahuyenta muchas enfermedades", comentó.

"Hay que darle su lugar también a las yerbas medicinales que consumimos los paraguayos, que para nosotros es algo único, es nuestra identidad prácticamente", añadió.

En ese sentido, Capdevila, recordó que su departamento declaró el pasado año al "carrulim" como patrimonio cultural de Paraguay.

Lo que enlaza con propuestas de mayor alcance, como la candidatura de Paraguay para que algunos de los referentes de la cultura del pohã ñaná sean declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco, que a finales de año dará a conocer su decisión.

MÍSTICA Y PANDEMIA

Torres no descartó que este uno de agosto, marcado por la pandemia del coronavirus, algunos paraguayos apuesten por el "carrulim" con la mira puesta en esa enfermedad, que en Paraguay ha dejado 48 muertes y unos 5.000 casos.

"Ahora, con el tiempo del coronavirus, se dice que consumir la ruda, que es un depurativo para la sangre, y la caña blanca con el limón, es muy importante", concedió.

Sin embargo, otros vendedores de yuyos del Mercado 4 arrancaron este uno de agosto desde un hecho incontestable: la bajada de las ventas ante el impacto en el bolsillo de los paraguayos de cuatro meses de cuarentena y restricciones laborales impuestas para evitar la expansión del COVID-19.

Por lo que vendedoras como Carmencita Amarilla, que atiende su puesto desde hace cuarenta años, ofrecieran petacas de "carrulim" de diferentes tamaños y por debajo del precio de otros años.

En todo caso, Amarilla destacó a Efe la permanencia de una bebida que vende con orgullo y que ocupa un importante lugar en la cultura popular de su país.

"El carrulim es una mística, es infinito, es de nuestros antepasados", dijo la vendedora.

Ampliar texto
  • Ningún comentario presente
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Normas de comentarios
www.elexpresso.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
Más vídeos