Select Page

Ayudar, no a denunciar: Gesta comunitaria de la Policía en comunidades

Ayudar, no a denunciar:  Gesta comunitaria de la Policía en comunidades

TOA ALTA — A fin de dar apoyo a comunidades que buscan progresar, se creó recientemente el Programa Policía Comunitario, comenzando en este municipio bajo el mando del capitán Rafael Oquendo Nieves.

El propósito primario es proyectar a los policías como elementos de apoyo y no de castigo por delitos comunes, envolviéndose con las familias en distintas comunidades para impulsar la convivencia social.

Con esa meta, el pasado mes de mayo, el coronel Israel Vázquez Rivera —comandante del distrito policiaco de Bayamón— nombró al capitán Oquendo Nieves a cargo de la zona policiaca de Toa Alta.

Entre los objetivos inmediatos figuraba implantar Política Pública al Servicio Comunitario en los pueblos de Toa Alta, Naranjito y Corozal.

El Programa de Policía Comunitario consiste en la interacción con la ciudadanía, girando visitas a distintas comunidades y el contacto casa por casa para identificar asuntos que afectan directamente a las familias, incluyendo los problemas de autos abandonados, personas de edad avanzada que viven aisladas o que carecen de necesidades básicas, incluyendo problemas con el suministro de agua potable, electricidad o alimentos.

Esto lo hace el Policía Comunitario en coordinación con líderes de las mismas comunidades y participan agencias estatales como Departamento de la Familia, Salud, los Bomberos, personal de la Administración de Corrección, Recreación y Deportes, la empresa LUMA y la Autoridad de Acueducto y Alcantarillados, explicó el capitán Oquendo Nieves.

Estos servicios se comenzaron a implantar en el sector Los Llanos, el barrio Ortiz en Villa Matilde, y el sector Cuba Libre, de Toa Alta, entre otras áreas.

Relata el capitán Oquendo que, junto a la agente Iris Ilarraza, comenzaron a implantar estos servicios, se le acercó una mujer residente y les criticó, diciendo que, si se trataba más de lo mismo, el esfuerzo no valdría la pena. No obstante, Oquendo Nieves le ripostó: “No crea en mi palabra, crea en las acciones,” y desde entonces, muchas otras familias se han unido al esfuerzo del Policía Comunitario.

AUXILIAN FAMILIAS

Un ejemplo de esto ocurrió cuando más de 200 familias de los mencionados pueblos recibieron cajas con botellas de agua potable y alimentos después del huracán Fiona.

A través de un estudio de necesidades de parte del capitán Oquendo su equipo de colaboradores se percató de las necesidades en áreas recreativas en la comunidad Villa Esperanza, sector Villa Josco, del Barrio Galateo.

Allí, varias instalaciones carecían de iluminación y estaban muy abandonadas, cubiertas de maleza. Se creó una alianza con los residentes y agencias gubernamentales para reparar y acondicionar las instalaciones deportivas y recreativas y actualmente, asegura el oficial, los jóvenes de dicha comunidad han vuelto a practicar sus deportes y actividades recreativas.

Explicó el capitán Oquendo Nieves que, cuando visitó esta comunidad originalmente, les indicó a los vecinos que no iba en son de denuncias, sino a colaborar y ayudar a los niños y jóvenes a que con los años se puedan convertirse en líderes cívicos, deportistas y profesionales del futuro.

Entre sus futuros proyectos, afirma, está crear la Liga Policiaca en la comunidad Villa Esperanza, llevar charlas sobre el Manejo de Conflictos, Autoestima y Prevención de la Delincuencia en la Escuela Superior de Nicolás Sevilla y el Programa de Café con estudiantes de la comunidad escolar.

El capitán Oquendo lleva 34 años de servicio en la Policía de Puerto, tiene maestría en Recursos Humanos de la Universidad Ana G. Méndez, y es natural de Toa Alta, donde sirve actualmente.

About The Author

Edición Digital

El Expresso en tu email

Subscríbete

* indicates required
Email Format

diciembre 2022
D L M X J V S
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

EL TIEMPO

booked.net