Select Page

Con la historia de Cataño en sus manos

Con la historia de Cataño en sus manos

Por Edwin García

redaccion@elexpresso.com

                Don Julio Colondres es de Cataño, pero a sus 78 años, con sus recuerdos vívidos de eventos, lugares y de la gente de su pueblo, podemos asegurar que don Julio es Cataño, y albacea de todo el legado histórico que ha pasado de persona a persona, y ahora está depositado como un tesoro en la memoria de este poeta, compositor e historiador.

                Llega a la redacción de EL EXPRESSO con un álbum grueso repleto de fotos de la historia de Cataño, que ha venido recolectando a través de los años. Relata que se crio en el residencial Rosendo Matienzo Cintrón, donde llegó a los tres años, cuando se inauguró dicho residencial el 6 de noviembre de 1946, afirma Colondres.

                La historia de Cataño es rica en cultura, y para don Julio, quien después emigró a la ciudad de Nueva York para continuar añadiendo experiencias a su memoria, es como viajar en el tren de los recuerdos, y cada vagón representa una etapa de su vida en esta pintoresca ciudad de Cataño, donde se vuelve a encontrar con su pasado y con todas las vivencias de su niñez y juventud.

                Recuerda el Teatro Rex, donde dice que una vez vino a cantar Carlos Gardel, y aunque aún él no había nacido, pudo cosechar la grandiosidad del momento en los testimonios de aquellos quienes lo vivieron y aún hablaban del evento como si estuviera ocurriendo en el momento y dicen las “buenas lenguas” (que tienen permitido decir lo que quieran) que cuando el Zorzal Criollo terminó su concierto, se fue bajo la “media luz” de un farol a la plaza pública para cantarles gratuitamente a los que no pudieron entrar al teatro.

                “Este es el Teatro Rex. Aquí en la esquinita mi mamá vendía dulces. Se quemó en el ‘48. El 22 de junio de 1935, Carlos Gardel canto ahí”, relata Colondres.

                Don Julio pasa a hablar de todos los teatros y eventos ocurridos en Cataño, mencionando nombres y lugares con una exactitud envidiable, que da gusto escuchar.

                Continúa su recorrido por un Cataño del pasado, a través de cada foto de su álbum que lo transportan a lugares que de inmediato traen una personalidad del pueblo a su memoria. “Aquí vivía don Agustín Pérez Rodríguez, abogado e historiador catañés, padre de Agustín Pérez Miranda, quien fue locutor de WIPR. Aquí vivían los Saragoza, y al lado vivía Leopoldo Figueroa Carrera. Ahí cantó Carlos Gardel, quien salió con su escolta del teatro a la plaza para cantar a quienes no pudieron entrar al teatro”, cuenta don Julio, como se lo contaron a él.

                Recuerda que a Gardel “lo trajo Rafael Ramos Cobián, quien era familia de los Valdés, dueños de la Cervecería India”, añade el historiador.

                Colondres va a la mitad de su álbum de fotos, y me está hablando del cubano, Arsenio Rodríguez, el Ciego Maravilloso, a quien don Julio tuvo el privilegio de conocer cuando éste vivió en Puerto Rico.

                Tenemos que pausar, y me quedo con las ganas de escuchar del artista plástico Julio Rosado del Valle, del salsero Paquito Guzmán, recientemente fallecido, del bailador de bomba Domingo Negrón, y de la faceta de don Julio como compositor y su historia en la ciudad de Nueva York.

About The Author

Edición Digital

El Expresso en tu email

Subscríbete

* indicates required
Email Format

diciembre 2022
D L M X J V S
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

EL TIEMPO

booked.net