Select Page

La científica que lleva 30 años tras la energía que puede cambiar el mundo

La científica que lleva 30 años tras la energía que puede cambiar el mundo

Susana Samhan

Washington, 15 dic (EFE).- La física Denise Hinkel comenzó hace 30 años a trabajar en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore (California, EE.UU.), donde se sintió fascinada desde el principio por un proyecto de fusión nuclear que «no solo ha sido un reto científico, sino que tendrá un impacto enorme en la humanidad».

Hinkel habla con EFE en una entrevista virtual después de que el Gobierno estadounidense anunciara esta semana que científicos de ese centro federal habían logrado por primera vez una fusión nuclear con ganancia neta de energía, es decir, que produce más energía que la empleada en el proceso.

Este logro puede cambiar las reglas del juego en la lucha contra la crisis climática, ya que posibilita una producción energética menos costosa, limpia y casi ilimitada.

Pese a que los expertos calculan que todavía quedan décadas para obtener energía de fusión comercial, Hinkel anticipó que cuando esto sea posible se logrará una red eléctrica libre de carbono.

«Si no tienes que quemar petróleo, sería un paso maravilloso hacia un medio ambiente libre en carbono», reflexionó la física, quien sin dudarlo consideró que la energía de fusión «ayudaría mucho a la lucha contra el cambio climático».

En paralelo, sumaría otro recurso energético, «porque en algún punto nos quedaremos sin recursos naturales», apuntó.

La fusión nuclear consiste en una reacción en la que dos núcleos de átomos ligeros se unen para formar otro más pesado, al tiempo que se liberan enormes cantidades de energía. A diferencia de la fisión nuclear, que se emplea para generar electricidad en todo el mundo, la fusión no origina residuos nucleares de larga duración.

Otra de las ventajas con las que cuenta es que utiliza elementos como el deuterón y el litio que son abundantes en la naturaleza, con lo que podría producir energía de manera prácticamente ilimitada.

Hinkel explicó que «la energía de fusión es el proceso que alimenta al sol»: «Básicamente lo que estamos intentando es llevar ese proceso al laboratorio y aprovechar esa energía», detalló.

Para recrear las condiciones que se dan en el interior de las estrellas, los científicos del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore dirigieron 192 láseres contra un objetivo del tamaño de una palomita de maíz, en concreto una cápsula con deuterón y tritón (que se logra a partir del litio), a unos 3 millones de grados Celsius.

About The Author

Edición Digital

El Expresso en tu email

Subscríbete

* indicates required
Email Format

febrero 2023
D L M X J V S
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  

EL TIEMPO

booked.net