Select Page

Toa Baja aún calcula el golpe

Toa Baja aún calcula el golpe

TOA BAJA — La trabajadora municipal Carmen Medina caminó resueltamente a través de la comunidad de Villa Tranquilidad bajo un sol brutal, con portapapeles, formularios de encuesta y bolígrafo en mano, parte de un pequeño ejército de funcionarios que intentan medir el alcance del desastre causado ​​por el paso del huracán Fiona.

                Se detuvo en una casa verde blanca y pidió al propietario que le detallara sus pérdidas en la tormenta que había inundado gran parte del pueblo de Toa Baja. “Oh, querida”, respondió Margarita Ortiz, una limpiadora de casas de 46 años que estaba parada en una casa, al lado, que estaba casi vacía porque ya se habían desechado muchas pertenencias dañadas por la inundación.

                En ese momento, el agua aún salía del techo en lo que había sido una casa recién pintada, y Ortiz enumeró lo que podía recordar de sus muebles perdidos y otros bienes. Después de permanecer en un refugio y con un amigo durante días, espera volver pronto a su casa: “Cuando pierdes la cama, pierdes la cabeza,” dijo.

                Fiona golpeó el suroeste de Puerto Rico con vientos de 85 mph el domingo 18 de septiembre y la gran tormenta desató inundaciones en toda la isla, que aún no se había recuperado del huracán María de 2017, un ciclón más fuerte que azotó este territorio de Estados Unidos.

                El gobierno de la Isla ha dicho que espera tener un cálculo preliminar de los daños causados ​​por Fiona en aproximadamente dos semanas.

                Hasta este pasado lunes, alrededor del 45% de los 1.47 millones de clientes de electricidad seguían sin servicio, y el 20% de los 1,3 millones de clientes de agua no tenían servicio mientras los trabajadores luchaban por llegar a las subestaciones eléctricas sumergidas y arreglar las líneas caídas.

                Las estaciones de gasolina, las tiendas de comestibles y otros negocios cerraron temporalmente debido a la falta de combustible para los generadores. La Guardia Nacional envió primero combustible a hospitales y otras infraestructuras críticas.

                “Estamos comenzando desde cero”, dijo Carmen Rivera mientras ella y su esposa limpiaban el agua y tiraban sus electrodomésticos dañados, sumando montones de muebles podridos y colchones empapados que cubrían su calle.

LA PLATA CAUSA RUINAS

                A pesar de estar en el lado opuesto de la isla desde donde el ojo de Fiona tocó tierra, Toa Baja fue especialmente afectada porque el Río La Plata, el más largo de Puerto Rico, se desbordó en la ciudad de más de 74,000 personas.

                Las aguas de la inundación superaron la marca de 5 pies en la casa de madera y hormigón de Rivera. Se preguntó si podría obtener ayuda financiera y cuándo. “Yo trabajo para el municipio, y lo que gano no es, ‘wow’”, dijo.

                Los funcionarios de Toa Baja estimaron que podría tomar un mes completar su encuesta puerta a puerta con el objetivo de determinar los daños para que las personas puedan obtener ayuda financiera.

                Para algunos, se trataba de algo más que una pérdida financiera, ya que las personas también aprovecharon la oportunidad para describir su estrés.

                “Veo un agotamiento emocional en la gente. Es un ‘aquí vamos de nuevo’”, dijo Gretchen Hernández, una trabajadora social que estaba supervisando la encuesta en toda la ciudad. Muchos se han visto obligados a botar comida debido a los cortes de energía, y algunas personas colaboraron para ayudar a los vecinos.

                Más de dos docenas de autos se alinearon en Toa Baja, donde Aida Villanueva estaba repartiendo alimentos a los miembros de la comunidad: uvas, croissants, pollo, arroz, verduras y similares.

                Ana Butler, de 74 años, llegó antes del amanecer para tener la oportunidad de comer, quejándose de la falta de ayuda oficial. “Nadie ha pasado por mi casa”, dijo Butter, que vive en el pueblo vecino de Dorado.

                Alguien en la fila se preguntaba en voz alta qué iban a hacer los que no tenían luz con tanto pollo gratis. Otro gritó: “¡Mañana habrá parrillada!” y la multitud se reía. —(The Associated Press / Danica Coto).

About The Author

Edición Digital

El Expresso en tu email

Subscríbete

* indicates required
Email Format

diciembre 2022
D L M X J V S
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

EL TIEMPO

booked.net