Select Page

DESDE MI GARITA

DESDE MI GARITA

Lcdo. Neftalí Fuster González

DR. KING

                El doctor Martin Luther King tenía un sueño. Soñaba en que, algún día, la nación se levantara e hiciera realidad el verdadero significado de su credo: “Sostenemos como verdades evidentes que todos los hombres han sido creados iguales.”

                El Dr. José Celso Barbosa también tenía un sueño. Un sueño de que algún día su querido Puerto Rico superaría el colonialismo y la inferioridad para ingresar a la Unión, en igualdad de condiciones con los demás Estados soberanos que forman los Estados Unidos de América.

                Barbosa, como Martin Luther King, confrontaron el discrimen racial. Debido a su tenacidad, ambos obtuvieron grados doctorales en sus respectivas disciplinas, uno en medicina y el otro en divinidad. Tanto Barbosa como King se convirtieron en líderes de comunidades sometidas a una condición de inferioridad.

                En los estados de la Unión ya se reconoce a los negros como iguales a sus conciudadanos blancos, pero en Puerto Rico todavía se debate sobre la conveniencia de continuar con la relación colonial de Estado Libre Asociado, esto es, el colonialismo, con el consentimiento del pueblo. Esto, a pesar de que, en tres consultas, el pueblo ha favorecido la Estadidad.

                Tenemos, pues, que mientras el sueño de Martin Luther King se está convirtiendo en realidad, los puertorriqueños todavía tenemos un camino que andar antes de lograr la completa igualdad con nuestros conciudadanos americanos.

                Este año se conmemora el natalicio del Dr. King el próximo lunes, 17 de enero. Para los puertorriqueños esa fecha es significativa, ya que representa un adelanto en la vida nacional.

                El Dr. King nació y se crio en una familia religiosa. Su padre fue ministro en la Iglesia Bautista Ebenezer, en Atlanta, Georgia. King se distinguió como estudiante brillante, que sería ordenado ministro aun antes de recibir su grado de Bachiller en Artes en el Colegio Morehouse. Siguió estudios postgraduados en el Seminario Teológico Crozier, en Pennsylvania. Luego recibió su doctorado en la Universidad de Boston.

                De 1954 a 1960 King sirvió como pastor en la Iglesia Bautista de la Avenida Dexter, en Montgomery, Alabama. En esos años se va afirmando como líder de los derechos civiles. Es allí cuando una dama de color, Rosa Parks, se negó a cederle su asiento en un autobús a un pasajero blanco. Ello dio lugar a la huelga de autobuses, que concluyó con el Tribunal Supremo de Estados Unidos reconociendo el derecho de los negros a viajar donde quisieran.

                La lucha continuó con los “Recorridos de la Libertad” que incluyeron periodos de encarcelamiento. En la cárcel, King escribió “Carta desde una Cárcel de Birmingham” que ha sido descrita como una declaración clásica del movimiento negro a favor de los derechos civiles.

                En 1963, King dirigió una marcha a Washington, compuesta de más de 250,000 personas, y celebraron un acto frente al Monumento a Lincoln. Fue allí donde pronunció su célebre discurso “I Have a Dream.”

                El esfuerzo por los derechos civiles continuaría, hasta que la bala de un rifle de un supremacista blanco terminó con la vida de King, cuando apenas tenía 39 años, en 1968. Pero su ejemplo, sus principios y logros continuarán viviendo, mientras haya libertad en nuestra nación.

CITA MEMORABLE

“Es preciso ir con rapidez a la identidad. El Partido Liberal desea y pide que Puerto Rico se transforme en un espécimen de California o de Nebraska, con las propias iniciativas, con las propias leyes, con las propias prácticas: iguales en el deber y en el derecho; iguales en las ventajas; iguales, si hay sacrificios, en los sacrificios. La desigualdad es para nosotros la inferioridad. Y la rechazamos con altivez, tan franca y tan resuelta como la altivez que pondrían Nueva York y Pennsylvania al rechazar las durezas y los abusos del cesarismo. Que en esto también, y en esto, sobre todo, amigos míos, en el noble y legítimo orgullo de los hombres libres, hemos de ser los de las islas diminutas, iguales a los de los inmensos continentes.” —LUIS MUÑOZ RIVERA, 7 de septiembre de 1899.

About The Author

Leave a reply

Edición Digital

El Expresso en tu email

Subscríbete

* indicates required
Email Format

enero 2022
D L M X J V S
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

EL TIEMPO

booked.net